“Mi padre era blanco, mi madre era negra, y yo aterricé en el medio. Por lo tanto, ves, no soy nada, todo lo que soy me viene de Dios.”
Bob Marley

Amo un género o amo la música?

Cuando en 2010 se anunció que Shakira se presentaría en Guatemala el 9 de Abril de 2011, mucha gente estaba emocionada, ya que esta Colombiana había sido sensación ese año por ser la intérprete de la canción oficial del Mundial de Futbol Sudáfrica 2010, sin mencionar que es un plagio de la canción Waka Waka de Las chicas del Can lanzada en 1982. Cuando el concierto se realizó, mucha gente se sorprendió por una canción específica, sobre todo miles de rockeros y metaleros de Guatemala, que no asistieron al concierto, pero pusieron el grito en el cielo porque para muchos, tuvo la osadía de interpretar un cover de Metallica, si, la más comercial de todas, Nothing else matters. Siempre que sucede algo parecido, lo normal es que la canción elegida sea la más comercial o la mas soft posible, ya que no me imagino a la misma Shakira interpretando Wiplash o Fight fire with fire o Creeping Death, aunque sería interesante si algún día llega a suceder.
 
Esto ha sucedido muchas veces, incluso en alguna ocasión el reguetonero Maluma publicó tener intenciones de hacer un cover de Bohemian Rhapsody, alborotando así el hormiguero rockero ya que le llovieron muchos insultos, incluso le hicieron tanta publicidad a este personaje que llegó o oídos de Brian May, quien en Twitter publicó "Quién es Maluma?". Sucedió también una vez que Celine Dion interpretó en un concierto benéfico You shook me all night long de ACDC, con la cual se ganó bastantes críticas y uno que otro elogio por su interpretación. Pat Boone un cantante estadounidense muy popular en los años 50 y 60, en 1997 sacó un disco completo de canciones de Rock y Metal llamado In a Metal Mood, el cual también fue bastante criticado ya que ese no es para nada el estilo de música que este músico solía interpretar. También le pasó al Mexicano Cristian Castro, que incluso formó una banda de Heavy Metal, la cual recibió duras criticas ya que el popularmente es conocido por ser un cantante de Pop.
 
Esto ha pasado en innumerables ocasiones, pero algo que llama la atención es que la mayoría de críticas duras y fuertes vienen de los seguidores de Rock y Metal, pues en general, la gente que no está inmersa en estos géneros reciben estas versiones con agrado en el mejor de los casos. Y es que para todos los amantes del rock hay una enorme diferencia entre un cover de rock interpretado por una banda de rock y esa misma canción interpretada por una banda o artista fuera de este género, y esa diferencia es solo para los amantes del rock, ya que para las demás personas es una canción nueva que si no les gusta, simplemente no la escuchan y tapada la marimba, pero un amante del género se rasga las vestiduras y pone el grito en el cielo si el interprete es un cantante de pop o dios guarde si es uno de regueton, ya que odiaría a ese artista por los siglos de los siglos, simplemente porque es una versión de un artista que no le gusta, porque incluso algunas veces son versiones en rock. ¿Será que nuestro amor al género nos hace olvidar nuestro amor a la música? Porque eso es precisamente, música, que no sea de nuestro agrado simplemente porque no es nuestro amado género probablemente nos deja sin la posibilidad de encontrar algo musicalmente aceptable, porque en general, no le damos ni siquiera la oportunidad a la música, no al género.
 
Si observamos el otro lado de la moneda las cosas cambian considerablemente. Si cualquier persona que no guste del rock, escucha su canción favorita en versión rock seguramente le gustará y será parte de su biblioteca personal, aunque esa canción sea Upps I did it again, de la princesa del Pop Britney Spears, pero interpretada por la banda Children of Bodom de Finlandia (quienes por cierto tienen varias canciones de este tipo), con un metal seguramente bastante pesado para su gusto, pero es su canción favorita y eso nadie se lo puede quitar. Esto ha sucedido con canciones de Madona, Michael Jackson, Bob Dylan, entre otros. Este lado de la moneda también ha sucedido en innumerables ocasiones y no solo en canciones grabadas, hay colaboraciones en vivo de Deff Lepard y Tylor Swift, o de Led Zeppelin y Puff Daddy, o de Linkin Park y Jay-Z o más recientemente de Metallica y Lady Gaga, y para muestra esta primera y segunda parte de covers que tienen su origen en géneros distintos al rock. También hay que considerar que muchas de estas colaboraciones son únicamente por dinero y no por el amor a la música, incluso me atrevería a decir que los artistas de géneros distintos al rock, hacen este tipo de covers porque en realidad es algo que quieren, porque seguramente el rock es otro de los géneros de su preferencia, ya que el mercado del pop es tan enorme que difícilmente quieren entrar a un nuevo mercado tan pequeño como el del rock, por lo tanto tiene más sentido que un artista o banda de rock interprete una canción de pop con intenciones mercantiles que al contrario. De esta cuenta es fácil observar que la gente de este lado de la moneda no tiene ese problema que muchos de nosotros si tenemos, pero en todo caso la pregunta sería, ¿Amo un género o amo la música? ¿Amor al género o mente cerrada?

Compartir:

Por José del Bosque

José del Bosque

Ha pasado tanto tiempo desde que comencé a andar por los caminos del sonido poderoso del metal. Aun recuerdo a los amigos que comenzaron cuando yo, uno tras otro cayeron perdieron toda ilusión, su caída peso en mi corazón, pero su fuego perdura en mi interior. Se rindieron, su alma se quebró, solo por ellos, ¡No me rendiré yo!

Ver todos los artículos de José del Bosque