"Charly es un tema muy difícil porque es el mas grande.”
Andrés Calamaro

Propuesta de la semana: La Calle - Pateando latas

La Calle es un grupo formado en 1994. Sus primeras presentaciones son en la Universidad de San Carlos de Guatemala. A partir de las manifestaciones que se dan en ese año y ante el asesinato de un estudiante de Derecho, el grupo decide tocar música rock, pero con un sentido social de denuncia. Es así como surge su primera producción ROMPIENDO CADENAS en la que se incluyen temas como Revolución, Resistir, Flores con veneno. Con este material empiezan a sonar en radios ya desaparecidas, organizan conciertos callejeros de poco presupuesto, pero que de alguna forma llaman la atención y empiezan a ser conocidos en el movimiento de rock nacional.
 
Así logran ser incluidos en SIMBIOSIS, un recopilatorio de las mejores bandas de ese momento. Han compartido escenario con infinidad de grupos, conocidos y no tan conocidos, entre ellos: Alux nahual, Bohemia, Viernes Verde, La tona, Radio Viejo, Att Livitunn, Surash, etc. En dos ocasiones han viajado a México a representar a Guatemala en festivales internacionales organizados por el CLETA (organización de arte popular en méxico) Durante los últimos 15 años han ido evolucionando y sus integrantes han cambiado, algunos han dejado el grupo para formar sus propias bandas. Pero el estilo del grupo se mantiene, su segundo disco  LA CRISIS NACIONAL fue publicado en 2006 en el cual se incluye un tema dedicado a Mario Alioto López Sánchez, el estudiante asesinado en la USAC.
 
Pateando Latas es la cuarta canción de su segundo disco y narra las vivencias de una persona que vive su vida en las calles de la ciudad, con todas las vicisitudes de vivir en un ambiente así y que al caminar, se la pasa pateando latas.
 

Compartir:

Por José del Bosque

José del Bosque

Ha pasado tanto tiempo desde que comencé a andar por los caminos del sonido poderoso del metal. Aun recuerdo a los amigos que comenzaron cuando yo, uno tras otro cayeron perdieron toda ilusión, su caída peso en mi corazón, pero su fuego perdura en mi interior. Se rindieron, su alma se quebró, solo por ellos, ¡No me rendiré yo!

Ver todos los artículos de José del Bosque