“Mi objetivo como frontman es siempre tratar de reducir el tamaño del lugar. Si se puede, convertir un estadio de fútbol en el club más pequeño del mundo. Por lo menos hay que intentarlo”.
Bruce Dickinson (Iron Maiden)

Propuesta de la semana: Little Richard - Tutti Frutti

Little Richard, nombre artístico de Richard Wayne Penniman, cantante, compositor y pianista afroamericano de rock and roll, nació en Georgia, Estados Unidos, un 5 de diciembre de 1932.
 
Sus primeras grabaciones en los años 50 eran una mezcla de blues y rhythm and blues, con una fuerte influencia del gospel, pero con una habilidad particular en el piano que marcaron decididamente una nueva clase de música. El mismo se define como el "arquitecto" del rock and roll, pero que el color de su piel no le permitió llegar a la gloria que en aquella epoca la tenía Elvis Presley. Además, se autodenomina "El Predicante Rey del Rock & Roll, Rythm & Blues y Soul".
 
Uno de sus trabajos mas conocidos mundialmente es Tutti Frutti, su primera grabación en 1955. Con la apertura "Womp-bomp-a-loom-op-a-womp-bam-boom", que supuestamente intentaba ser una parodia onomatopéyica de una introducción de tambor, y su duro sonido y su letra salvaje, se convirtió no solo en un modelo de muchas otras posteriores canciones de Little Richard, sino también en uno de los diferentes modelos de Rock and Roll. Little Richard formó su propio grupo llamado "The Upsetters" en 1953. La canción introdujo varios de la mayor parte de los rasgos musicales característicos de la música rock, incluyendo su alto volumen y energía, haciendo hincapié en el estilo vocal y su compás y ritmo distintivos.
 
Si nunca habían escuchado la canción, seguramente el ritmo se les hará familiar.
 

Compartir:

Por José del Bosque

José del Bosque

Ha pasado tanto tiempo desde que comencé a andar por los caminos del sonido poderoso del metal. Aun recuerdo a los amigos que comenzaron cuando yo, uno tras otro cayeron perdieron toda ilusión, su caída peso en mi corazón, pero su fuego perdura en mi interior. Se rindieron, su alma se quebró, solo por ellos, ¡No me rendiré yo!

Ver todos los artículos de José del Bosque