“El dinero no puede comprar la vida” Última frase de Marley, dirigida a su hijo Ziggy.
Bob Marley